Museo IMPA: Un espacio donde ocupar, producir y resistir es un trabajo

30.7.14 - 


Museo IMPA: Un espacio donde ocupar, producir y resistir es un trabajo.
                            
¿Una fábrica de aviones en medio de la Capital Federal?, ¿Una empresa del Estado que fue privatizada?, ¿Un espacio de producción recuperado por sus trabajadores/as? Con estas preguntas llegamos a IMPA el sábado 26 de julio. Transitar su historia viva brinda respuestas, pero especialmente nuevos interrogantes.


 
Almagro, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  El barrio está quieto, es la hora de la siesta y el clima gélido no acompaña. Es inevitable no pensar en el mismo espacio urbano en otros 26 de julio: el de la muerte de Evita en el ´52 o el que da inicio a la Revolución Cubana en el ´53. O el de tantos otros días donde cientos de obreros, de distintos puntos de la ciudad, llegaban a la calle Querandíes a ocupar su puesto en la central IMPA –Industria Metalúrgica y Plástica Argentina-  para producir.
Un edificio de dimensiones descomunales es el epicentro de una historia que excede la materialidad arquitectónica para avanzar sobre una materia prima de mayor caudal: la memoria colectiva, aquella que como bien se explicita en el espacio, es la condición para existir como grupo social. 

Son las 15 hs., y el portón rojo del Museo IMPA se abre de par en par. Un trabajador (¿del museo, de IMPA?) es el encargado. Minutos después conocemos su nombre: Oracio. Con un orgulloso saludo da la bienvenida al lugar; su paso tranquilo y gesto cómplice invitan a adentrarse a un espacio único. Un diminuto pizarrón que se pierde en la inmensidad del antiguo sector fabril anuncia los horarios de actividad para el día. Oracio camina, recorre cada sector para constatar una vez más que todo esté en su lugar, quizá como hizo durante más de 30 años, en cada jornada laboral.  La rutina de apertura del sábado trae nuevos visitantes al lugar; otros trabajadores y colaboradores del museo nos ayudan a conformar el grupo. Empezamos todos a ocupar IMPA, con el cuerpo y las ideas, para producir, para trabajar en la historia. 

La creación del museo ocurre para 2010 cuando un colectivo diverso formado por  trabajadores y trabajadoras de la fábrica recuperada, docentes-investigadores y estudiantes de la FADU-UBA,  miembros de organizaciones sociales y barriales, artistas, intelectuales y personas con distintos grados de vecindad, se unen para reconstruir el patrimonio material y simbólico de la fábrica. El desafío implicaba construir colectivamente un Museo de la Cultura del Trabajo y de la Identidad Obrera para dar reflejo de las distintas concepciones del trabajo objetivadas en mentalidades que dan cuenta de una historia que lleva más de 80 años y que está fuertemente ligada a los períodos económicos, sociales, políticos y culturales por los que atravesó el país.
El recorrido lo iniciamos tras breves presentaciones. Transitamos por cuatro unidades temáticas de la exposición permanente –Empresa Privada, Empresa Estatal, Cooperativa y Empresa Recuperada- junto a la llamada “Isla de los objetos”. Cada sector es coordinado por distintos facilitadores del museo (estudiantes, vecinos, trabajadores) que apasionadamente dan su relato de los orígenes, proyecciones, quebrantos y anhelos de miles de manos laburantes a través de fotografías, objetos, recuerdos. La narración no sólo une la micro y macro historia económica de la empresa y el país, sino que da un lugar especial a las voces de los y las trabajadoras que dan sentido a IMPA.  


Es Oracio quien toma fuertemente la palabra en distintas instancias del transitar por el museo. Su relato en primera, pero por sobre todo en tercera persona del plural, del “nosotros trabajadores” emociona;  fue el primer presidente –elegido en consenso- tras recuperarse la fábrica por los obreros en 1997. Su trabajo, su vida, el trabajo de sus compañeros (una palabra que resuena en cada frase) es expresión de lo que fue y es IMPA para quienes la trabajan: eje central de sus vidas. Abordar las historias de ese lugar, desde un paradigma de la complejidad, es clave en la visita. Los distintos sectores productivos (salas de hornos), las máquinas (“La caliente” y “La laminadora”), los objetos (como la famosa bicicleta “Ñandú” creada por IMPA en los ´50) son sólo alguna de las excusas para que la memoria entre en acción, se libere, llame a otras, se multiplique. El museo IMPA no recae en la mirada bucólica de su pasado fabril sino que resignifica su pasado desde el hoy como estrategia fundante para legitimar su papel como emprendimiento industrial y cultural, pero por sobre todo, de escala humana.



IMPA es una de las empresas pertenecientes al Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas (siendo la primera en su tipo del país). Supera ampliamente el mote de ser un modelo de lucha de un grupo de obreros por asegurarse las fuentes de trabajo. Es un proyecto de empresa social donde las personas son el centro. La cultura del trabajo y la identidad obrera estructuran un modelo de producción que asociado al aluminio no se divorcia del arte, la memoria y el patrimonio. Incluye a estos en una lectura holística para resistir el vaciamiento, la desidia, el abandono y el desinterés del neoliberalismo salvaje que horada al ser humano.
Actualmente el espacio se dedica a la producción de distintos elementos en aluminio laminado (papel metalizado, pomos y envases descartables de aluminio, entre otros) y es gestionado por 42 trabajadores/as que trabajan en formato cooperativista, cobrando todos el mismo salario “desde el portero al encargado de maquinaria” tal como afirma Eduardo “Vasco” Murúa, engranaje vital de la empresa.  IMPA industrial completa así su visión integral con IMPA-La Fábrica Cultural,  un Bachillerato Popular, la Universidad de los Trabajadores (con cuatro profesorados con reconocimiento oficial), un Centro de Salud y un Museo, siendo todos proyectos colaborativos, participativos y comprometidos, de marcada –y acertada- incursión social.
El Museo IMPA ocupa, resiste y produce. Ocupa un lugar que excede los edificios, está en su gente. Resiste las imposiciones simbólicas y materiales de los poderes de turno. Produce alternativas para el desarrollo social uniendo trabajo, cultura y participación socio comunitaria. Ser el “único museo vivo de empresa recuperada por sus trabajadores” es una posible respuesta a los interrogantes de un principio o, al menos, la clave para continuar repreguntándonos qué lugar ocupa un museo, qué lugar ocupamos nosotros en la historia.


(PH: Ana Laura Luchessi)

Más información en:

Leer más...

MUSEUMS SHOWOFF: convoca Fundación Typa

29.7.14 - 

ACTIVIDAD ABIERTA - 6 DE AGOSTO, 19:00 hs.
En MAMBA - Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

MUSEUMS SHOWOFF: BA 

El evento cabaretero para los que trabajan y aman los museos llegó a Buenos Aires. Los presentadores de la noche buscarán sorprender a la audiencia con sus historias, relatos y actuaciones vinculadas al mundo de los museos.
¿Qué es Museums Showoff? 

Es una noche de micrófono abierto donde cualquiera puede contar una idea, una anécdota, un proyecto que está tramando o que ya pasó, una pregunta, lo que sea, siempre y cuando esté vinculado con museos. 

¿Cuándo y dónde se realiza?

Museums Showoff se creó en el Reino Unido y se está replicando por el mundo. En Buenos Aires lo organiza Fundación TyPA junto al Mamba-Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, como parte del Laboratorio TyPA de Gestión en Museos.

La primer edición de MuseumsShowoff: BA será el miércoles 6 de agosto a las 19:00hs en el MAMBA - Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Avenida San Juan 350, CABA).


¿Qué sucede en la noche?

Empezamos a las 19:00 hs y la noche se organiza en dos partes, en la que los presentadores van a ir subiendo al escenario para compartir sus propuestas con la audiencia en 9 minutos. En el medio frenamos para tomar algo, picar algo y conversar un poco.
Prometemos terminar a las 22:00 hs para relajarnos con una cerveza, vincularnos y hacer planes antes de la hora de cierre.

Conocé al elenco estelar de la noche: 


Anabelle Castaño 
Cuentacuentos, educadora en el Área de Acción Cultural del Museo Etnográfico “Juan B. Ambrosetti”, arqueóloga, visitante de museos, curiosa.

Andrés Levinson
Historiador. Docente y coordinador del área de investigación y eventos del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken. Es miembro del Archivo Regional de Cine Amateur (A.R.C.A) dedicado a conservar, investigar y difundir materiales audiovisuales no profesionales

Claudio Gómez Papic
Nació y reside en Chile. Es antropólogo con estudios en Políticas Públicas y Sociales para América Latina (University of Pittsburgh). Master en Administración Pública (University of Pittsburgh). Actualmente es Director del Museo Nacional de Historia Natural de Chile.

Fernanda Rotondaro
Escritora, productora de televisión, performer. Estudió Ciencias de la Comunicación, Dramaturgia y Teatro. Fue becaria de la Fundación Antotrchas en el Taller Experimentación Escénica. Performances: Teoría de Conjunto (MAMBA, IX Muestra Internacional de Performance organizada por Ex Teresa Arte Actual en México y Bienal del Mercosur en Porto Alegre), Refracción (CC Borges) y Vernissage (Estudio Abierto).

Javier Varela Sosa
Realizador Audiovisual, locutor, actor y clown. Es Uruguayo, vive en Buenos Aires hace 8 años, pero no abandonó el mate y el bo. Trabaja en Fundación PROA hace 6 años, primero como parte del equipo de Administración, y luego de ser descubierto debajo de varios biblioratos, comenzó a ser "el señor de la audioguía" en Fundación PROA. Actualmente es el responsable de todas las filmaciones que se presentan en el canal PROATV de Youtube, y opera el auditorio de la fundación. Paralelamente ha trabajado como realizador, para otras entidades culturales y artistas.

Mercedes Pérez Bergliaffa
Crítica de arte del diario Clarín y la revista  Ñ, doctoranda en Arte contemporáneo en la Universidad Nacional de La Plata y docente en las carreras de Periodismo y de Artes Audiovisuales en la Universidad Nacional de Avellaneda. En 2010 fue coordinadora editorial de COFRA (Comité Organizador para la participación argentina en la Feria del Libro de Frankfurt) en la Cancillería argentina. Obtuvo diversas becas y premios: Fundación Antorchas - Banff Centre for the Arts (2001), Fundación Guggenheim (2000), Gobierno de Canadá (2005), Premio ArteBA a Jóvenes Curadores (2005), Fondo Metropolitano de Cultura (Buenos Aires, 2008), Centro Metamedia (República Checa, 1999), Studio XX (Canadá, 2003), entre otros.

Ricardo Pinal Villanueva
Nacido en los bordes de la Ciudad de Buenos Aires. Ex Director del Museo de la Ciudad de San Fernando y actual Director Museo de la Ciudad de Buenos Aires. Técnico en Artesanias Aplicadas Licenciado en Museología

Santiago Villanueva
Nacido en Azul, es artista y curador. Tiene a su cargo el área educativa del Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo. Es editor de la Revista Tradición y Momento Plástico. Es curador del ciclo “Bellos Jueves” en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

Verónica Meo Laos
Periodista y docente. Corresponsal de revista HÁBITAT, Patrimonio y Arquitectura, escribe reseñas para Los Lunes de El Imparcial (Madrid) y colabora con el suplemento de Cultura de La Capital de Mar del Plata. Miembro de ICOMOS Argentina, dos veces becaria del FNA, tercera mención Ensayo, premio Estímulo a la producción literaria (FNA). Varios de sus trabajos fueron publicados en obras colectivas y es autora de tres libros, uno de ellos, en coautoría con Agustina Padula sobre el cementerio de Dolores. Actualmente, junto a Marina Casali Urrutia, trabaja en una próxima investigación sobre el paisaje cultural de los Montes del Tordillo.
Leer más...

EL CAMINO DEL GENOCIDA EMPIEZA CON LA EXCLUSIÓN CULTURAL EN EL MUSEO Y EN LA ESCUELA

27.7.14 - 
EL CAMINO DEL GENOCIDA EMPIEZA CON LA EXCLUSIÓN CULTURAL EN EL MUSEO Y EN LA ESCUELA

Por J. Santacana
http://didcticadelpatrimonicultural.blogspot.com.ar/2014/07/el-camino-del-genocida-empieza-con-la.html
 
Ante el muro de las lamentaciones de Jerusalen (Foto del autor) 
¿Igualdad o heterogeneidad?
Hoy intuimos que una educación y una cultura patrimonial y museística inclusiva implica una transformación de base en los formulas  educativos actualmente vigentes y ello es así porque  los enfoques dominantes en la escuela  se basan en obtener una educación basada en la homogeneidad  y lo que se precisa en las sociedades actuales son fórmulas que se basen y respeten la heterogeneidad, la diversidad y que sepan valorar la diferencia. Algo similar ocurre en el museo; la visión que ofrece a menudo es unidimensional y se basa en el supuesto que todos sus usuarios partimos de los mismos pre-supuestos culturales iniciales; nada más lejos de la realidad.
 
Cristianos ortodoxos en Jerusalen (Foto del autor)
El derecho a ser diferente es el derecho a la propia identidad
Y para conseguir una  educación inclusiva y la atención a la diversidad en museos y escuelas es necesaria  una mayor competencia profesional de los gestores culturales, museólogos y docentes, formar equipos de técnicos, museólogos, educadores, maestros y maestras que sepan estimular el trabajo cooperativo; se requieren proyectos educativos, tanto en escuelas  como en museos  mucho más amplios, mucho más flexibles, que se adapten a las diferencias y las desiguales y necesidades de los individuos.  Se requiere una educación y unos programas y discursos museológicos  para todos, pero sobre todo, para cada uno, en la cual el niño o la niña, así como el adulto aprendieran a ser ellos mismos. Precisamente para aprender a ser  uno mismo es necesario  hacer efectivo el derecho a la propia identidad respetando  a cada uno por lo que es y por  como es.  Y adquirir este derecho presupone  valorar un conjunto de atributos, características y cualidades tanto  fenotípicas como de tipo cultural. Es esto lo que facilita a las personas a ser  lo que quieren ser y no lo quieran otros que sean.

En el museo de Historia de Barcelona (Foto del autor)

El mito que demonizó la diversidad
Según el Génesis, Dios castigó la soberbia de los humanos en Babel, con la aparición de las diversas lenguas; de esta forma, no podían entenderse y se disgregaron; no se pudo ultimar su obra colectiva, la Torre de Babel. Así, mediante este mito se demonizó la diversidad humana, que paso a ser el resultado de un castigo divino. Este relato, aun desconociéndolo muchos en su formulación literaria bíblica, esta interiorizado en nuestras mentes. ¡No somos todos iguales a causa de una maldición divina!.
Aprendiendo las diferencias  (Foto del autor)

¡Y, sin embargo, todos somos diferentes!
Y en realidad, los humanos no somos iguales; somos todos diferentes. Comemos cosas distintas, vestimos de forma diferente, amamos y gozamos de forma diversa y nuestras fórmulas de comportamiento pautadas por la cultura son infinitas y diversas.  Sin embargo la escuela ha tenido la pretensión de hacernos, de convertirnos a todos en iguales.

Mujeres musulmanas en El Cairo (Foto del autor)

La exclusión cultural y sus “listones”
También el sistema de museos ha establecido un “listón” cultural a partir del cual el museo es comprensible o no lo es; ¿Quién puede comprender la pintura barroca sin compartir la mitología cristiana que el museo da por supuesta? ¿Cómo hay que mostrar un retablo gótico a un colectivo musulmán? La no solución de este problema  ha conducido a que, si eres diferente, quedas excluido de la comprensión. La escuela, como el museo, en la medida en que no se plantean fórmulas de inclusión cultural,  pretenden igualar y, por lo tanto, eliminar aquello que es diferente o bien a convertir lo diferente en motivo de exclusión.

Matanza de mujeres y niños en Talheim (Alemania) en el III milenio antes de Cristo (Ilustracion Mar H. Pongilupi) 

El camino de la exclusión acaba justificando  al genocida y al fanático.
Y la eliminación de las diferencias se inicia en el museo o en la escuela, se continúa en los arquetipos sociales y se concluye con la demonización de la diferencia.  El resultado histórico de la voluntad de eliminar las diferencias lo vemos cuando visitamos estos nuevos espacios patrimoniales que han ido surgiendo en Europa y en el resto del mundo después de la Segunda Guerra Mundial y que son los campo de concentración. Ellos, con todo el horror que llevan aparejados, constituyen una parte imborrable de nuestro patrimonio cultural, es decir lo que nos ha legado nuestra cultura y nuestra educación basada en conceptos que han priorizado la exclusión social y cultural con la pretensión de homogeneizar a los humanos.

Polonia 1940. ¡Eran indiseables! (Wikimedia commons)

La lección del pasado como conclusión
 Después de dos siglos de pretender ser iguales, viendo los trágicos resultados obtenidos, ¡quizás sea prudente empezar a valorar como buenas las diferencias!


Hoy... "Es un indeseable!¡Un pequeño terrorista! (Foto  web)           
Leer más...

Reflexión y diálogo para un nuevo guión: Publicación del Museo Histórico Nacional de Chile

25.7.14 - 


RESEÑA
En el dossier Reflexión y Diálogo para un Nuevo Guión, se reúnen las visiones de agrupaciones civiles, medios de comunicación, Dibam, Autoridades, comunidad académica y comunidad educacional que analizan el guión de la exhibición permanente del Museo, y sus expectativas respecto a su renovación desde su perspectiva y contexto.
En la publicación se reúnen las cinco jornadas impartidas durante agosto 2013. Los textos que aquí se ofrecen transitan en una reflexión crítica sobre el actual guión de la exhibición permanente y sus expectativas respecto de su renovación.

Para acceder a la publicación en línea:  http://www.dibam.cl/Recursos/Publicaciones%5CMuseo%20Hist%C3%B3rico%20Nacional%5Carchivos%5CReflexi%C3%B3n%20y%20dialogo%20Interior.pdf

Fuente: www.museohistoriconacional.cl


Leer más...

MUSEO DE LAS ESCUELAS: HAY EQUIPO!

19.7.14 - 


Entre los días 5 de junio y 6 de julio tuvo lugar la exposición temporaria SENTIR EL AULA: AFECTOS Y EFECTOS DE LA EXPERIENCIA ESCOLAR, producida por el Museo de las Escuelas e instalada en el Espacio Virrey Liniers, en la calle Venezuela 469 de la ciudad de Buenos Aires.



El Museo de las Escuelas
El Museo de las Escuelas fue inaugurado en el año 2002 por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de Luján. Es un museo para el encuentro intergeneracional acerca de ideas, objetos y prácticas del mundo de las infancias y la educación. A través de su propuesta interactiva y participativa se ofrecen algunas claves de la génesis, rupturas y continuidades de la escuela argentina hasta la actualidad. La colección del museo alcanza alrededor de unas 4500 piezas entre objetos, mobiliario, documentos, fotografías y libros escolares. Los espacios museográficos hilvanados por el eje conceptual de cada exposición, recrean diversos momentos de la historia social de la educación argentina en el contexto de la historia en occidente.
El primer intento de un proyecto de extensión encaminado a la creación de un Museo de la Escuela correspondió en 1985 al plan de docencia del equipo de Historia Social de la Educación del Departamento de Educación de la UNLu., estando como Profesor titular el Dr. Daniel Cano quien inició tratativas con la cátedra de Historia General de la Educación de la UBA, a cargo de la Dra. Cecilia Braslavsky (Cucuzza, 2008).
El segundo intento, trece años más tarde, en 1998, correspondió al plan de la Cátedra de Historia Social de la Educación del Profesor asociado Rubén Cucuzza, quien propuso como extensión del proyecto de investigación: Historia de la enseñanza de la lectura y escritura en Argentina (HISTELEA) del cual fue co-director Pablo Pineau, la creación de la Sala Museo de la Escuela Bonaerense cuya instalación se preveía en el Complejo Museográfico Enrique Udaondo en la ciudad de Luján (provincia de Buenos Aires).
Una vez más el museo no pudo concretarse. Mientras tanto entre 1998-2002 se realizaron una serie de actividades tendientes a la recopilación del acervo como la elaboración de folletos, afiches y gacetillas de prensa para la difusión y la Campaña"Operación rescate de las huellas del pasado" destinada a cuatro mil quinientas escuelas de la Provincia de Buenos Aires. De forma paralela se llevó a cabo el diseño del Museo Virtual de la Escuela3.
En el año 2002 se realizó la firma conjunta de un protocolo entre las autoridades del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, en ese entonces Secretaría de Educación, y la Universidad Nacional de Luján que dio origen a la creación del Museo de las Escuelas inaugurado el 10 de septiembre de 2002.
El Museo funcionó hasta fines de diciembre de 2009 en una dependencia del Ministerio de Educación de la Nación (Barrio Recoleta, Montevideo 950) con un promedio anual de 10.000 visitantes. A partir de 2010 y hasta inicios de 2013, la administración y depósito de patrimonio- funcionaron en la sede porteña de la Universidad Nacional de Luján (Barrio Balvanera, Ecuador 873), desarrollando su programa educativo -visitas guiadas, talleres, actividades especiales- en forma itinerante en diferentes instituciones educativas. En mayo de 2013 el museo se trasladó a su sede actual sita en el barrio de San Telmo de la ciudad de Buenos Aires (Av. Paseo Colón 1318).

Trabajar una exposición en equipo
La exposición se estructura en tres ejes: Ser alumno, Ser maestro y Habitar el aula. Tres puntos de vista de la vida en la escuela, en las que se representan diferentes contextos históricos, formas de enseñar, formas de aprender, ideas y sentimientos.

"Una selección de los objetos de la colección del Museo de las Escuelas alrededor de los afectos y efectos de la experiencia escolar habilita la conversación entre las generaciones: los objetos “no escolares” llevados en el maletín o mochila, el susto o la alegría frente a la entrega del boletín, una colección de cuadernos de un alumno a lo largo de toda su escolaridad,  los elementos de trabajo de un maestro de mediados del siglo XX, material didáctico para la enseñanza de la “naturaleza” y de la patria.
Los visitantes de todas las edades son invitados a tener una experiencia de inmersión en una representación del aula escolar de mediados del siglo XX, podrán “jugar a la maestra”, tomando lista y haciendo preguntas, escribiendo con pluma.
Mediante una serie de dispositivos participativos, los visitantes “tienen la palabra”, por ejemplo podrán sugerirnos qué objeto propio no está en la muestra para que podamos incorporarlo a la colección, conversar con nosotros sobre qué tiene de escolar su vida, etc." (http://museodelasescuelas.wordpress.com/2014/06/05/sentir-el-aula-afectos-y-efectos-de-la-experiencia-escolar/)

El lunes 30 de junio de 14 a 16 hs nos invitaron a participar del Círculo de conversación sobre la muestra Sentir el aula.


“Objeto estrella”, “experiencia de los visitantes”, “tener en cuenta las emociones y ponerlas en primer plano”, “para los niños, lo que está adentro de la vitrina es patrimonio”, “te reconocés en los objetos”, “el saber del espacio”, “museografía salvaje”. Todos esos conceptos salieron en la visita-círculo, en la que profesionales de distintas disciplinas nos dejamos llevar por el camino de la práctica expositiva, pero también por nuestras propias historias escolares.











El equipo del museo tiene una carpeta de exposición, en la que van almacenando todos los materiales producidos en torno a la realización de la muestra: selección de objetos, construcción de ideas, borradores del guión científico, esquemas del guión museográfico, dibujos, flechas que intercambian ideas, gacetillas, fotos, planos, un mundo de documentos que hace emocionar y sentir una sana envidia a todos los que trabajamos en proyectos expositivos.

Se puede acceder a la carpeta? Se puede sacar alguna foto?
El espíritu de compartir que tiene el equipo nos lleva a recorrer con imágenes los procesos que atraviesan para construir los espacios expositivos y comunicativos.





Efectos y afectos

"Revisar la realidad, analizarla, decir lo que queremos que se quede, lo que queremos cambiar, las ideas, pensar que es posible cambiar nuestra realidad." 
Con esas palabras de la visita cerramos esta nota, invitando a todo el que la lea a acercarse a este museo y esta experiencia por la que no es posible caminar sin pensar en los efectos de nuestras experiencias pasadas y sin volver a sentir los afectos que nos moviliza recordar nuestra propia forma de sentir el aula.

Redacción ATM

Para ampliar información:
http://museodelasescuelas.wordpress.com 




Leer más...